fbpx

Vilardell Digest

Vilardell Digest > Blog > 5 ejercicios que refuerzan el aparato digestivo
18 septiembre
5 ejercicios que refuerzan el aparato digestivo

Compartir:

  • Facebook
    Twitter

No es casualidad que el ritmo de vida que llevamos en nuestro día a día varíe por épocas y que esto afecte a nuestra salud física.
El estrés, las prisas, los horarios flexibles para comer, la falta de descanso derivan, la mayoría de veces, en una falta de control y regularidad de nuestro organismo, y como consecuencia la aparición de reflujo, estreñimiento y malestar abdominal, entre otras dolencias del sistema digestivo.

El ejercicio es uno de nuestros mejores aliados a la hora de combatir estas molestias generadas por el estilo de vida que llevamos.
Existen diferentes tipo de ejercicios perfectos para devolver el equilibrio a nuestro sistema digestivo, pero es importante tener en cuenta la intensidad de los mismos, ya que una actividad de alto impacto, como correr a alta velocidad, puede ser perjudicial para aquellas personas que padecen de desórdenes digestivos.

Es por eso que centraremos nuestra mirada en estos 5 ejercicios y prácticas saludables, perfectos para todo tipo de públicos:

  • Yoga: Son varias las posiciones de yoga que favorecen el funcionamiento de nuestro sistema gastrointestinal, algunas muy enfocadas a combatir depende qué desorden digestivo y otras para beneficiar a alguna parte de él. Es recomendable practicar yoga en ayunas o dos horas después de haber comido.
  • Pilates: los ejercicios de pilates son perfectos para regular el trato intestinal ya que a través de las inhalaciones y expiraciones mientras se contrae el estómago, se estimulan los movimientos peristálticos propios del sistema digestivo. Además trabajando y reforzando los músculos del abdomen podrás combatir problemas como estreñimiento.
  • Correr o ir en bici, siempre a bajo impacto, hacen que nuestros intestinos y su contenido se muevan ayudando así a la eliminación de residuos y mejorando considerablemente el trato intestinal.
  • Caminar: un clásico para todo tipo de persona poco acostumbrada al deporte y que, incorporando una pequeña rutina de 1 hora diaria, puede ser de lo más beneficioso. Si esta práctica la realizas después de las comidas la digestión será mucho menos pesada.
    5. Meditación: durante esta práctica el nivel de oxígeno que circula en intestinos y estómago aumenta mejorando el tránsito digestivo significativamente. El control de la respiración y la toma de conciencia de cada parte de nuestro organismo de manera continuada fortalecerá tu sistema digestivo.

Ya ves que los beneficios del ejercicio en nuestro organismo son muchos, ya que activa el metabolismo y a la vez relaja mente y cuerpo minimizando los trastornos digestivos.
Pero es importante que sigas una serie de recomendaciones para la correcta práctica de las rutinas deportivas:

– Nunca realices ejercicio con el estómago lleno de comida o agua.
– Evita el picante y las comidas muy condimentadas.
– Adapta tu dieta alimenticia según el tipo de actividad que vayas a realizar, la intensidad de esta y los nutrientes que necesites antes y después de llevarla a cabo.
– Consulta con un profesional cuál es el tipo de ejercicio que te puede ir mejor según tus dolencias u objetivos.

En resumen: mantenernos activos es básico para gozar de una salud equilibrada de cuerpo y mente. Además de controlar el peso y prevenir enfermedades, mantendremos nuestros huesos y músculos fuertes.

Así que ya sabes: ¡Muévete!