Vilardell Digest > Blog > Mantén tu cuerpo hidratado
7 mayo
Mantén tu cuerpo hidratado

Compartir:

  • Facebook
    Twitter

Una gran parte de nuestro cuerpo está compuesto por agua. Por ello, una buena hidratación es vital para el correcto funcionamiento del organismo. Los músculos, los tejidos, las células… casi todo lo que somos está formado por agua, así que, para cuidarte, ¡hidrátate!

Aproximadamente el líquido que ingerimos nos aporta el 80% de la hidratación que nuestro cuerpo necesita. Sin embargo, el otro 20% lo adquirimos de la comida, sobre todo de frutas y verduras. Es importante tener en cuenta que nuestro organismo pierde agua continuamente, ya sea por sudor, en el baño o mediante la respiración. Por lo tanto, es tan importante que nos hidratemos de forma regular a lo largo del día, como que nuestra dieta sea rica en frutas y verduras.

El líquido que forma parte de nuestro organismo tiene unas funciones esenciales para que nuestro cuerpo funcione correctamente. Entre ellas encontramos:
  • Colaborar en el correcto funcionamiento del proceso digestivo
  • Eliminar las toxinas que nuestros órganos producen
  • Distribuir los nutrientes como los minerales, las vitaminas o la glucosa por todas las células de nuestro cuerpo
  • Regular la temperatura corporal
  • Lubricar las articulaciones
hidratación

Ahora que sabemos que la hidratación es tan importante, te damos algunos consejos para que sea muy sencillo cuidar de tu hidratación y, por tanto, de tu salud.

  • No esperes a tener sed. Al contrario, ve bebiendo durante el día para que tu cuerpo se mantenga hidratado de forma regular a lo largo del día.
  • Ten en cuenta que en ocasiones concretas necesitarás beber más agua: al realizar ejercicio físico, cuando se está enfermo, cuando suben mucho las temperaturas, si hay mucha sequedad ambiental…
  • En caso de deshidratación, las bebidas con sales minerales puedes ayudarnos a la rehidratación.
  • Si vas a realizar deporte, bebe agua antes, durante y después del ejercicio. Es una actividad que, aunque sea moderada, nos provoca un consumo energético y la perdida de agua y sales minerales.
  • Si te cuesta seguir la rutina de beber agua, aumenta la ingesta de frutas y verduras, ya que te ayudarán a mantener un buen nivel de hidratación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *