Cómo afecta la llegada del frío al cuerpo humano y la digestión
El frío puede provocar cambios en el cuerpo humano y la digestión. Sin embargo, hay medidas que pueden ayudarte a promover una digestión saludable.
WhatsApp
Facebook
Twitter

El correcto funcionamiento del sistema digestivo es clave para una buena salud global. Es el punto de partida de la producción de energía, ya que proporciona nutrientes a todo nuestro sistema corporal y todos los órganos de nuestro cuerpo están relacionados con la digestión. Como consecuencia, cuando aparecen problemas intestinales, otras partes de nuestro organismo pueden verse afectadas.

Los meses de frío pueden ser poco amables con nuestro sistema digestivo. El descenso de las temperaturas, las menores oportunidades de hacer ejercicio al aire libre, la rutina y el estrés propios del otoño pueden provocarnos trastornos digestivos e incluso hacer que ganemos peso.

Sin embargo, hay medidas que pueden ayudarte a promover un sistema digestivo saludable con la llegada del frío.

Frío y digestión, dos conceptos que no se llevan bien

La digestión es un proceso metabólico caliente. De hecho, los seres humanos, como todos los mamíferos, somos de sangre caliente. La actividad fisiológica y biológica de nuestro cuerpo requiere calor para funcionar correctamente.

En la naturaleza, el frío ralentiza los procesos. Por ejemplo, los líquidos helados y los alimentos a temperatura de frigorífico ralentizan la digestión, y una digestión lenta puede causar:

  • Hinchazón.
  • Estreñimiento.
  • Diarrea.
  • Indigestión.
  • Reflujo gastroesofágico.
  • Gastritis.
  • Aumento de peso.
  • Mala absorción de nutrientes.

Corte de digestión por frío

uando nos exponemos a temperaturas bajas, nuestro organismo redirige el flujo sanguíneo para ayudarnos a mantener la temperatura corporal. Esta redirección del flujo sanguíneo puede afectar a nuestro tracto gastrointestinal, ya que el sistema digestivo dispone de una menor cantidad de sangre para funcionar.

Esta es la causa del corte de digestión por frío, provocado por un contraste térmico cuando nuestro cuerpo entra en contacto con un factor externo, como el agua. Parte de la sangre, que estaba concentrada en la digestión, ha de repartirse repentinamente por el cuerpo para cumplir con otras funciones.

Los síntomas más comunes del corte de digestión son dolor de estómago, mareos, bajada de la presión arterial, escalofríos…

La acidez empeora en los meses más fríos

La acidez puede empeorar durante el otoño y el invierno. Esto se debe probablemente a que, durante esta época del año, al permanecer más tiempo en casa, realizamos menos actividad física y comemos más alimentos grasos.

El aumento de la ingesta de calorías y la reducción de la actividad física hacen que el índice de masa corporal sea mayor que en verano. Todos estos factores conducen a un proceso de digestión lento, que en última instancia provoca el reflujo ácido.

Otro factor para tener en cuenta respecto al reflujo ácido es la menor cantidad de luz solar que se recibe durante los meses más fríos del año. Menos luz solar en la piel significa que tu cuerpo está produciendo menos vitamina D. Los bajos niveles de vitamina D pueden provocar la relajación del esfínter esofágico, lo que permite que el ácido del estómago ascienda al esófago.

Reflujo gastroesofágico

Por último, otro posible desencadenante de trastornos digestivos en invierno, como el reflujo ácido, puede ser el aumento del consumo de alcohol. Especialmente los meses de invierno vienen acompañados de fiestas, como Nochebuena y Fin de año, y beber muy a menudo o en exceso puede ser un agravante de la acidez de estómago.

Hábitos saludables para cuidar tu salud digestiva con la llegada del frío

Estos consejos pueden ayudarte a hacer frente a las molestias digestivas provocadas por el frío:

  1. Haz comidas menos cuantiosas, pero más frecuentes. Esto te ayudará a mantener estables los niveles de azúcar en la sangre y tu energía, además de a no sentirte hinchado después de comer.
  2. Mastica bien la comida. Si llenas el estómago demasiado rápido, sentirás gases, hinchazón y malestar.
  3. Evita los alimentos fritos y ácidos. Estos alimentos tardan más en ser digeridos y aumentan el riesgo de acidez.
  4. Bebe con calma. No engullas un vaso tras otro, ya que puedes tragar aire y provocar hinchazón y gases.
  5. No abuses del alcohol. Como se ha comentado, consumir demasiado alcohol puede agravar síntomas como la acidez de estómago.

Alimentos para cuidar tu salud digestiva en los meses fríos

Incorpora estos alimentos en tu dieta para mantener un sistema digestivo saludable.

Come verduras de temporada

Frutas y verduras de otoño

Las verduras como el boniato, la calabaza, la zanahoria, la remolacha y el nabo abundan en esta época del año y son ricas en vitamina C, que puede ayudar a tu sistema inmunitario a hacer frente a la temporada de gripe.

Estas verduras están llenas de fibra dietética, que ayuda a regular los movimientos intestinales y la digestión, al tiempo que te hace sentir saciado durante más tiempo. Esto te ayudará a resistir las ganas de darte un atracón de alimentos menos saludables.

Aunque a veces se asocien las verduras de hoja verde con los meses de calor, todavía podemos encontrar una buena selección de verduras durante el invierno. Entre ellas se encuentran las acelgas, la col rizada, los puerros, las hojas de mostaza, las espinacas y las coles de Bruselas.

Hierbas y especias

Hierbas y especias para la digestión

Las especias como el jengibre y la cúrcuma pueden favorecer la digestión cuando las usas para hacer té.

Este invierno, llena tu despensa de estas y otras especias, como canela, cardamomo o nuez moscada. Añádelas a los tés, incorpóralas en recetas de postres o utilízalas en sopas.

Lleva una dieta rica en fibra

Los alimentos ricos en fibra mantienen la velocidad de la digestión  y contribuyen a que los movimientos intestinales sean más suaves. Además, las dietas ricas en fibra ayudan a controlar el peso manteniendo la saciedad durante más tiempo y frenando los antojos.

Elige aperitivos saludables para mejorar tus ánimos

Los antojos y la alimentación emocional también son comunes en esta época del año. Intenta evitar tomar esos tentempiés azucarados y procesados, que pueden empeorar tu estado de ánimo con el tiempo.

En su lugar, puedes comer sticks de boniatos, remolacha o nueces. Estos aperitivos te ayudarán a mantenerte saciada y a mejorar tu estado de ánimo, que suele verse perjudicado por la poca luz solar y las bajas temperaturas de estas épocas del año.

Bibliografía

Armand, W. (2015, 24 noviembre). 10 tips for mindful eating — just in time for the holidays. Harvard Health. Recuperado 9 de octubre de 2022, de https://www.health.harvard.edu/blog/10-tips-for-mindful-eating-just-in-time-for-the-holidays-201511248698

Hanson, C. (2020, 6 agosto). Top 5 Tips for Healthy Winter Eating. The ProActive Psychology Practice. Recuperado 9 de octubre de 2022, de https://proactivepsychology.com.au/top-5-tips-for-healthy-winter-eating/ 

Popkins, B. M. (2010, 1 agosto). Water, hydration, and health. Oxford Academic. Recuperado 9 de octubre de 2022, de https://academic.oup.com/nutritionreviews/article/68/8/439/1841926

Sissons, B. (2019, 26 abril). Is drinking cold water bad for a person? Medical News Today. Recuperado 9 de octubre de 2022, de https://www.medicalnewstoday.com/articles/325038

Tu blog de salud digestiva

Todo lo que necesitas saber sobre estreñimiento, digestiones pesadas, microbiota y cómo disfrutar de una buena salud digestiva en general.