fbpx

Vilardell Digest

Vilardell Digest > Tránsito intestinal: 5 hábitos para regularlo
Hábitos para regular el tránsito intestinal
23 noviembre
Tránsito intestinal: 5 hábitos para regularlo

Compartir:

El tránsito intestinal, como su nombre indica, se refiere al concepto de que tu tracto gastrointestinal está moviendo los alimentos, los nutrientes y los desechos para que sean absorbidos, metabolizados o excretados por los desechos.

Este proceso implica la coordinación de músculos y nervios para estimular el movimiento que, idealmente, empuja las partículas en una dirección. Y aunque muchos asocien la palabra «mejorar el tránsito intestinal» a problemas de diarrea y estreñimiento, tener un tránsito sano tiene importantes beneficios fisiológicos.

Beneficios de un buen tránsito intestinal

Para empezar, te permite ir con regularidad al baño, lo cual es muy importante. Los alimentos que se quedan en el tracto gastrointestinal pueden causar inflamación, sobrecrecimiento bacteriano, fermentación y síntomas no deseados como gases o hinchazón, y pueden ser muy incómodos.

Por no mencionar que las partículas de comida que no se utilizan acaban convirtiéndose en residuos, por lo que cualquier alimento que se asiente en tu cuerpo caliente es como los residuos que se asientan en el cubo de la basura en un día caluroso: es una situación desagradable en todos los sentidos.

Además, la comida que pasa demasiado rápido por tu cuerpo también puede causar problemas. ¿Alguna vez has comido algo y casi inmediatamente has tenido que correr al baño? La diarrea puede provocar deshidratación, deficiencias nutricionales, fatiga, inflamación y mucho más. Y experimentar esto hace que sea difícil comer, hacer ejercicio o viajar sin preocupaciones.

A continuación, te explicamos cinco hábitos que influyen directamente en la salud de tu tránsito intestinal:

1- Tu rutina de ejercicios, o la falta de ella

El ejercicio regular, que es más fácil de decir que de hacer, es la mejor manera de mantener su cuerpo en un horario regular. Lo ideal es que te propongas hacer entre 30 y 60 minutos diarios de movimiento, desde ejercicios de resistencia de baja intensidad como el senderismo, la bicicleta o la natación.

Los entrenamientos más cortos con un entrenamiento de fuerza de mayor intensidad, como los entrenamientos HIIT o los sprints, pueden ayudar a mantener los músculos y los nervios del tracto gastrointestinal trabajando de forma coordinada. El ejercicio también puede optimizar las bacterias buenas del intestino.

Ten en cuenta que el ejercicio demasiado intenso o prolongado puede causar diarrea u otros problemas gastrointestinales, como el intestino permeable. Y al contrario, una actividad demasiado escasa o un comportamiento sedentario, incluso durante unos días, puede provocar estreñimiento.

Por lo tanto, la clave está en mantener un programa regular y consistente de ejercicios que te gusten.

2- Tus medicamentos diarios

Los medicamentos recetados y de venta libre son quizás uno de los mayores culpables de un horario de evacuación irregular.

Hay algunos medicamentos específicos que puede traer problema de diarrea:

  • Laxantes para el estreñimiento en grandes cantidades.
  • Antibióticos
  • Metformina para el control del azúcar en la sangre

La medicación prescrita por un médico es la que debes tomar, pero el truco está en optimizar tu intestino con los alimentos, los líquidos y la composición bacteriana adecuados para que puedas minimizar los efectos secundarios irregulares.

Vilardell Digest Probisec es ideal para personas que quieren restablecer la función intestinal normal tras diarreas asociadas al consumo de antibióticos.

3- Tu consumo de azúcar

Una dieta con un consumo excesivo de azúcar o carbohidratos puede causar problemas. El azúcar tiene un efecto osmótico en el intestino y arrastra agua con él, lo que suele provocar diarrea y deshidratación.

La ingesta excesiva de azúcar también puede dañar los nervios, provocando tanto estreñimiento como diarrea. Por lo tanto, las personas con diabetes deben prestar especial atención a su consumo de azúcar, no sólo para regular el nivel de azúcar en la sangre, sino para mantener unos buenos hábitos intestinales.

4- Tus horas de sueño

El horario de sueño y vigilia, la rutina de ejercicio y el horario de las comidas ayudan a regular los patrones de motilidad.

Mantener un horario de sueño regular es especialmente difícil cuantas más zonas horarias o más fuera de tu horario habitual estés. Si es el caso, haz lo posible por hidratarte adecuadamente, comer verduras fibrosas, mover el cuerpo y dormir al menos ocho horas de alta calidad.

5- Tu nivel de estrés

Los factores de estrés de todo tipo pueden desempeñar un papel importante en la motilidad intestinal, afectando tanto al tracto gastrointestinal humano como a la composición bacteriana.

Tu sistema gastrointestinal utiliza una increíble cantidad de energía para mantener la integridad celular. En épocas de mucho estrés, se quema energía extra y nutrientes específicos, como los aminoácidos (especialmente la glutamina), pero también se utilizan vitaminas y minerales, lo que repercute en la forma en que el cuerpo se cura a sí mismo.

Por suerte, se ha demostrado que las técnicas para combatir el estrés tienen un impacto positivo en las bacterias beneficiosas.

La meditación, por ejemplo, puede favorecer un cambio efectivo en el microbioma intestinal. Cuando se combina con la dieta y los suplementos nutricionales adecuados para el entorno actual de tu microbiota, se pueden notar efectos en todo el cuerpo.

¡Descubre cómo puede ayudarte la gama de productos de Vilardell Digest!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *