fbpx

Vilardell Digest

Probióticos

Los probióticos son microorganismos vivos que, ingeridos en una cantidad adecuada, ejercen efectos beneficiosos en la salud. Se identifican a nivel de la cepa. Cada cepa sirve para una patología distinta y necesita una concentración determinada.

Una cepa probiótica se denomina en base a su:
Género: Bifidobacterium
Especie: longum
Designación alfanumérica: BB536

Los efectos beneficiosos de los probióticos varían según las diferentes cepas y lugares de actividad y por lo tanto la selección de un probiótico basado en la identificación de la cepa específica es muy importante para lograr el beneficio deseado.

Se pueden encontrar en alimentos, medicamentos, complementos alimenticios y han de tener estudios concluyentes de su acción. Los efectos beneficiosos son cepa dependientes. La medida utilizada para cuantificar los probióticos son las UFC: Unidades Formadoras de Colonias.

Las características que ha de tener un microorganismo para ser considerado un probiótico:
– Seguridad biológica: seguros e inocuos bajo cualquier circunstancia para el ser humano.
– Poseer tolerancia a las condiciones ambientales del tracto gastrointestinal
– Capaces de colonizar el intestino y adherirse a la mucosa intestinal.

Como actúan los probióticos:
1- Competición con bacterias patógenas
2- Mejora de la función de la barrera intestinal
3- Producción de nutrientes importantes para la función intestinal
4- Inmunomodulación

Bifidobacterium longum BB536 es una bacteria probiótica Gram-positiva que produce ácidos lácticos y acéticos.  Los beneficios para la salud de BB536 incluyen mantener la salud del tracto intestinal y el sistema inmunológico y proteger contra infecciones. Se ha demostrado que mejora la función intestinal, tiene un efecto protector contra la diarrea y reduce los efectos secundarios del tratamiento con antibióticos, como la diarrea asociada con antibióticos.

Bifidobacterium animalis ssp. lactis (BIFOLAC® 12) es una cepa probiótica bien probada y altamente investigada y clínicamente probada para mejorar el estreñimiento. Se ha demostrado que B. lactis BB-12® alcanza el intestino vivo a través de cambios microbianos confirmados en las heces y la recuperación fecal.

Lactobaccillus acidophilus 5 (BIFOLAC® 5): cepa probiótica especialmente probada en la regulación de la función intestinal. Se trata de una bacteria anaeróbica que es un habitante natural del intestino humano, produce ácido láctico, ácido acético y peróxido de hidrógeno; estos metabolitos hacen que el ambiente intestinal sea menos favorable para el crecimiento de microorganismos potencialmente patógenos. Los resultados de los estudios clínicos han demostrado que el consumo de Lactobacillus acidophilus (BIFOLAC®5) y Bifidobacterium animalis ssp. lactis (BIFOLAC®12) reducen significativamente en un 50 % la duración de las diarreas asociadas al consumo de antibióticos, así como al restablecimiento de la microbiota intestinal normal.

Lactobacillus rhamnosus (BIFOLAC® PB01): probiótico que refuerza los efectos de L. acidophilus y B.animalis ssp. lactis en el tracto gastrointestinal en relación con las condiciones infecciosas. Se ha demostrado que esta cepa se adhiere fuertemente a las células epiteliales intestinales, lo que indica una capacidad de excluir patógenos del epitelio gastrointestinal. Además, L. rhamnosus (BIFOLAC®PB01) ha exhibido un fuerte potencial para inhibir el crecimiento de varias bacterias patógenas.

Otros principios activos