fbpx

Vilardell Digest

Vilardell Digest > Estomatitis

Estomatitis

La estomatitis es una inflamación de la mucosa de la boca que se manifiesta en forma de hinchazón, lesión o úlcera en labios, mejillas o lengua.

Hay distintos tipos de estomatitis:

  • Estomatitis aftosa: aparición de pequeñas heridas o llagas rojizas cubiertas de una capa amarilla. Duran unos 5-10 días y no son contagiosas.
  • Estomatitis herpética: aparición de úlceras o ampollas con líquido, generalmente en el labio que se manifiestan durante unos 7-10 días y son muy contagiosas.
  • Estomatitis traumática: aparición de una lesión, inflamación o úlcera provocada por un traumatismo en la boca. Pueden durar unos 5-10 días y no es contagiosa.

La estomatitis es una patología común, la padece hasta un 20% de la población, generalmente en mujeres y es habitual en niños y adolescentes.

Las causas de la estomatitis aftosa son muy variadas, como alergia, estrés, mala nutrición, exposición a determinados productos químicos, irritantes o fármacos, o por otras enfermedades o fiebre.

Sin embargo, la estomatitis herpética es causada únicamente por el virus del herpes simple de tipo 1. Así como la estomatitis traumática, que aparece provocada por algún traumatismo dentro de la boca, como mordidas, quemaduras, lesiones derivadas de ortodoncias o dentaduras, hipersensibilidad a algún alimento o derivada de tratamientos contra el cáncer.

La estomatitis también puede aparecer a causa de enfermedades del sistema inmunológico como el lupus o enfermedad de Crohn.

Los síntomas de la estomatitis son quemazón, picor, escozor y dolor localizado en la zona inflamada. Generalmente, no provoca fiebre, pero puede propiciarla.

Si la causa es vírica, bacteriana o por hongos, se pueden utilizar medicamentos antivirales recetados por un médico.

Sin embargo, si la causa es otra, el tratamiento se usará únicamente para aliviar los síntomas. Algunos remedios son:

  • Enjuagar la boca con agua tibia y sal.
  • Aplicar hielo.
  • Beber mucha agua.
  • Evitar alimentos y bebidas ácidas o saladas.
  • Evitar alimentos y bebidas muy calientes.
  • Mantener una buena higiene bucal.
  • Anestésicos locales.
  • Medicamentos antiinflamatorios, como los corticoides.