fbpx

Vilardell Digest

Vilardell Digest > Blog > ¿Malas digestiones y gases después de comer? Este post es para ti
¿Malas digestiones y gases después de comer? Este post es para ti
13 octubre
¿Malas digestiones y gases después de comer? Este post es para ti

Compartir:

La hinchazón y los gases pueden provocar malas digestiones. El estilo de vida suele ser una de las principales causas, lo que, afortunadamente, significa que también puede prevenirse. Sin embargo, también podemos encontrar el problema en aquello que comemos cada día.

A continuación, te presentamos una serie de consejos para mejorar tus digestiones y reducir los gases después de comer.

No comas demasiado a la vez

Si comes mucho y tiendes a sentirte incómodo después, prueba con porciones más pequeñas. Puedes añadir otra comida diaria si es necesario.

Una persona con tendencia a estar hinchada experimentará molestias con una cantidad menor de comida que una persona que rara vez se siente hinchada. Por esta razón, el simple hecho de comer comidas más pequeñas puede ser increíblemente útil.

Masticar mejor la comida puede tener un doble efecto. Reduce la cantidad de aire que se traga (una de las causas de la hinchazón), y también hace que se coma más despacio, lo que está relacionado con la reducción de la ingesta de alimentos y las porciones más pequeñas.

Descartar las alergias e intolerancias alimentarias a alimentos comunes

Las alergias e intolerancias alimentarias son relativamente comunes.

Cuando se comen alimentos a los que se es intolerante, se puede producir un exceso de gases, hinchazón y otros síntomas.

Estos son algunos de los alimentos e ingredientes más comunes que hay que tener en cuenta:

  • Lactosa: la intolerancia a la lactosa está asociada a muchos síntomas digestivos, incluida la hinchazón. La lactosa es el principal hidrato de carbono de la leche.
  • Fructosa: la intolerancia a la fructosa puede provocar hinchazón.
  • Huevos: los gases y la hinchazón son síntomas comunes de la alergia a los huevos.
  • Trigo y gluten: muchas personas son intolerantes al gluten, una proteína presente en el trigo, la espelta, la cebada y algunos otros cereales. Esto puede provocar diversos efectos adversos en la digestión, incluida la hinchazón.

Evita tragar aire y gases

Hay dos fuentes de gas en el sistema digestivo.

Una es el gas producido por las bacterias del intestino. La otra es el aire o el gas que se traga al comer o beber. El mayor agresor, en este caso, son las bebidas carbonatadas, como los refrescos o las bebidas con gas. Contienen burbujas con dióxido de carbono, un gas que puede desprenderse del líquido después de llegar al estómago.

Masticar chicle, beber con pajita y comer mientras se habla o se tiene prisa también puede provocar un aumento de la cantidad de aire tragado. Aquí tienes una lista de alimentos que producen gases.

No consumas demasiada fibra

Algunos alimentos ricos en fibra pueden hacer que la gente produzca grandes cantidades de gases. Entre los más importantes están las legumbres, como las alubias y las lentejas, y algunos cereales integrales.

Los alimentos grasos también pueden ralentizar la digestión y el vaciado del estómago. Esto puede tener beneficios para la saciedad, pero puede ser un problema para las personas con tendencia a la hinchazón.

El ejercicio suave puede acelerar la digestión

Si te apetece, da un paseo suave después de comer para reducir la hinchazón provocada por las comidas.

Ten en cuenta que el ejercicio debe ser suave, dado que la actividad física intensa desactiva tus actividades digestivas y redirige tu energía hacia los músculos.

Los alimentos fermentados pueden ayudar

Si el equilibrio de los microbios intestinales está un poco desordenado, aumentar la ingesta de probióticos podría ayudar a restablecer el equilibrio de tu microbiota.

Los alimentos que disminuyen la hinchazón pueden incluir ejemplos fermentados, como el kéfir y el yogur que contienen probióticos naturales.

Consulta a un médico para descartar una enfermedad crónica o grave

Si tienes una hinchazón crónica que te causa graves problemas, o que empeora de repente, no dudes en acudir al médico.

Siempre existe la posibilidad de que se trate de alguna afección médica grave, y el diagnóstico de los problemas digestivos puede ser complicado.

Sin embargo, en muchos casos, las malas digestiones y los gases pueden reducirse, o incluso eliminarse, con simples cambios en la dieta.

¡Descubre cómo puede ayudarte la gama de productos de Vilardell Digest!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *