Vilardell Digest > Blog > Las castañas
29 octubre
Las castañas

Compartir:

  • Facebook
    Twitter

Si pensamos en castañas probablemente nos venga a la cabeza ese paisaje con hojas caídas en tonos marrones y rojizos, incluso amarillos, y esos puestos de castañas asadas que desprenden un aroma delicioso y que ambientan las calles de muchas ciudades. Y es que no hace falta trasladarnos en el tiempo para saber que estamos en la temporada de las castañas.

Las castañas aportan una gran cantidad de beneficios en nuestro organismo, ya que son un fruto seco rico en nutrientes. Contienen una gran cantidad de hidratos de carbono complejos y por eso constituyen una fuente de energía de calidad. Además, tienen mucha fibra y gran variedad de minerales, como el potasio, el fósforo, el calcio, el hierro, el zinc, el magnesio o el cobre, por lo que se le atribuyen propiedades antiinflamatorias y vasculares.

También destacan las elevadas cantidades de vitaminas A, C, B1, B3, B6, B9 y ácido fólico y su elevado contenido en fibra, hecho que ayuda a solucionar los problemas de estreñimiento, aunque las castañas tienen fama de producir gases y resultar indigestas para algunas personas. Se pueden comer asadas, crudas o hervidas, pero cocinadas nos puede ser de gran ayuda para digerirlas mejor. En cualquier caso, es mejor no comerlas muy verdes o frescas, dejando pasar unos días, para que disminuyan el almidón que se transforma en azúcares simples, más digestibles.

10 beneficios de comer castañas

Castañas, beneficiosas para el tránsito intestinal. Las castañas tienen una excelente cantidad de fibra que contribuye a prevenir el estreñimiento y dolencias, así como enfermedades del intestino grueso como, por ejemplo, diverticulosis o el cáncer de colon.

Las castañas, saciantes y con pocas calorías. Además de ser muy saludables, son saciantes por su contenido en fibra y en hidratos de carbono complejos y nos pueden ayudar a calmar el hambre en los días fríos de otoño. Además, contiene inulina, una fibra de efecto prebiótico.

Castañas para dientes y huesos sanos. Poseen calcio, fósforo y magnesio, y esto nos ayuda a mantener nuestro sistema óseo y dientes en buenas condiciones.

Las castañas estimulan el funcionamiento de nuestro sistema nervioso. Su contenido rico en minerales y en vitaminas del grupo B las hacen ideales para contribuir al buen funcionamiento de nuestro sistema nervioso y previenen alteraciones o enfermedades neurológicas.

Castañas y diabetes. Las personas con diabetes pueden beneficiarse del consumo de las castañas porque tienen hidratos de carbono complejos, que aportan una energía gradual.

Las castañas, fuente de aminoácidos esenciales. La proteína vegetal de la castaña contiene todos los aminoácidos esenciales. Esto es especialmente interesante para las personas que siguen una dieta vegana, las personas mayores o deportistas.

Harina de castaña, sin gluten. La harina de castaña nos puede servir para sustituir otro tipo de harinas con gluten, apta para celíacos o personas con sensibilidad al gluten.

Las castañas, efecto cardioprotector. Por su alto contenido en ácidos grasos omega 6 y omega 3. Además, no tienen colesterol.

Castañas, saludables para hipertensos. Las personas con hipertensión arterial pueden consumir perfectamente este alimento debido a su bajo contenido en sodio y alto contenido en potasio. También ayuda en la retención de líquidos por su efecto diurético.

Castañas para la anemia. Estas pueden convertirse en nuestras aliadas si queremos prevenir o mejorar los casos de anemia ferropénica y de cansancio o fatiga. Al ser un alimento con un buen aporte de hierro, combinado con alguna fruta (para aportar vitamina C), nos ayuda en los casos de anemia y fatiga. En este caso son indicadas para las mujeres embarazadas y lactantes y personas en estados como la anemia.

¡Que no falten en nuestras mesas para celebrar esta bonita festividad!

2 comentarios en “Las castañas”

    1. Hola Berta,

      La harina de castañas tiene las mismas propiedades que las castañas, ya que son el resultado de molerlas y por lo tanto no se pierden sus propiedades beneficiosas.

      Saludos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *