fbpx

Vilardell Digest

Vilardell Digest > Blog > ¿Cómo afecta el ritmo biológico en nuestra dieta?
12 noviembre
¿Cómo afecta el ritmo biológico en nuestra dieta?

Compartir:

  • Facebook
    Twitter

Cada cuerpo es único y no existe un ritmo de vida que sirva por igual para todos. Lo que pocas personas conocen es que nuestro organismo genera distintos ritmos circadianos a través de un reloj central que se encuentra en el hipotálamo. En ciclos de 24 horas, y como si de un director de orquesta se tratase, dirige todas las funciones biológicas de nuestro organismo: el sueño o vigilia, los procesos metabólicos como la ingesta, el almacenamiento y la utilización de la energía, la actividad física, etc.

¿Qué es y cómo funciona el ritmo circadiano?

El ritmo cardiano interviene en nuestro organismo, por lo que está directamente relacionado con la alimentación. Por ejemplo, ¿alguna vez has escuchado que los hidratos de carbono engordan más por la noche? Muchas personas se preguntarán cómo es posible si son las mismas porciones si lo tomas por la noche que por la mañana y esto es debido a cómo nuestro cuerpo procesa los alimentos. Por eso hay horas del día que son más propicias que otras para comer un cierto alimento.

Fuente: Colsalud

Hoy que se celebra el Día Mundial contra la Obesidad queremos hablarte de la relación que existe entre el reloj biológico y la nutrición. Si se produce un desajuste en tu dieta, debido a cambios en los horarios de comida, el aporte de nutrientes, a que comes rápidamente…, puede afectar directamente al correcto funcionamiento de nuestro reloj, ocasionando aumento de peso, incluso desarrollando ciertas patologías como la obesidad o la diabetes.

Por tanto, para conseguir un buen ritmo circadiano deberíamos seguir un horario regular en nuestra vida diaria, ya sea para dormir y despertarnos, la distribución de las distintas comidas, la ingesta de alimentos de forma variada y equilibrada, la práctica de ejercicio físico… porque las alteraciones en nuestro estilo de vida, rompen la sintonía del ritmo normal de nuestro organismo.

Por suerte, los efectos son reversibles y modificando nuestros hábitos ayudaríamos a reducir los riesgos de un desequilibrio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *