fbpx

Vilardell Digest

Vilardell Digest > Comer saludable en Navidad es posible siguiendo estos consejos
Comer saludable en Navidad es posible siguiendo estos consejos
20 diciembre
Comer saludable en Navidad es posible siguiendo estos consejos

Compartir:

Las Navidades son una época en la que nos damos un capricho, pero no dejes que esto sea la luz verde para excederte. Comer saludable en Navidad es posible.

Disfrutar de todas las festividades de la temporada y pasar el periodo navideño sin demasiado impacto en tu salud y en tu sistema digestivo es importante para empezar el año con la mejor de las energías. A continuación, te damos algunos consejos para lograrlo.

No estés sentada todo el día

Sabemos que en la televisión se emitirán todos los especiales de Navidad y las películas favoritas de tu infancia, pero no hace falta que te tires todo el día en el sofá.

Anima a toda la familia a salir a pasear en algún momento, idealmente después de las comidas para facilitar la digestión. Cuanta más actividad, mejor, así que llévate algún regalo nuevo para el aire libre. Lo ideal es que hagas al menos 30 minutos de ejercicio físico por día.

No te pases con el alcohol

Durante la Navidad, es normal asistir a muchas celebraciones. Cenas de empresa, cenas con amigos, comidas familiares… y en todas, normalmente, abunda el alcohol.

El alcohol aumenta la velocidad del funcionamiento del tracto digestivo, por lo que el estómago se vacía demasiado rápido. Esto provocará la liberación de carbohidratos no digeridos en el intestino delgado, lo que podría alimentar a bacterias dañinas y causar un desequilibrio en tu microbiota.

Además, seca las heces y provoca estreñimiento. Ten en cuenta que el alcohol es un diurético que provoca deshidratación.

En algunos casos, puede llegar a provocar diarreas al día siguiente de su consumo. Si estas persisten durante más de 48 horas, se debe buscar atención médica.

Y si ya sufres problemas intestinales, como el Síndrome del Intestino Irritable, el alcohol puede irritarlo aun más, haciendo que los síntomas empeoren.

Entendemos que evitar su consumo puede ser difícil en esta época, pero moderarlo es posible y tu sistema digestivo lo va a agradecer.

Evita el estrés

Trabajo, organización de comidas, comprar regalos… Navidad es la época de la alegría, sí. Pero podemos llegar a estresarnos mucho si nos cargamos con muchas responsabilidades.

El estrés afecta directamente a nuestro aparato digestivo, provocando digestiones más pesadas y diversas molestias. Puedes intentar reducirlo con alguna de estas actividades:

  • Practica el yoga.
  • Prueba la meditación.
  • Intenta tomar un baño caliente relajante.
  • Evita temas polémicos en la mesa.
  • Si fumas, déjalo.
  • Encuentra un momento para estar a solas cada día.

Come fruta

La fruta es una de las grandes perjudicadas en los menús navideños.

Sin embargo, en una época de excesos, es más importante que nunca para ayudar a un mejor bienestar de nuestra salud digestiva. Por ello, una de las recomendaciones principales es el consumo de fruta a diario, ya que aporta nutrientes esenciales, mejora la digestión y previene la retención de líquidos.

Estos beneficios se deben al contenido en fibra tanto soluble como insoluble, que retiene gran cantidad de agua, aumenta la masa fecal y suaviza el tránsito.

No cambies los horarios de tus comidas

Comer alimentos nutritivos e hidratarse correctamente es importante. Pero también lo es tener un horario ordenado para ingerir cada comida. Durante las fiestas, es común comer a deshoras, como un desayuno muy tarde o un almuerzo a las cuatro.

Sin embargo, es importante tratar de mantener tu horario habitual para cada comida para evitar consecuencias:

  • Males estomacales. El estómago segrega sustancias que alteran su funcionamiento habitual. Esto causa inflamación y dolor que a largo plazo puede convertirse en gastritis.
  • Falta de energía. Cuando desayunamos obtenemos los nutrientes y calorías necesarias para empezar el día con vitalidad. Saltearlo para hacer espacio para tus comidas navideñas puede provocar agotamiento y problemas intestinales, ya que la primera comida del día debe ser más ligero.

Viste de manera cómoda

La elegancia es importante, pero vestir de manera cómoda ayuda a tu bienestar digestivo.

Las prendas muy ajustadas e incómodas pueden provocar problemas en nuestro tracto intestinal y afectar a nuestra digestión. Además, también pueden generarnos innecesariamente estrés y sensación de incomodidad.

  • Evita las camisetas ajustadas.
  • Asegúrate de que tus pantalones no aprietan ni al sentarte ni al moverte.
  • Escoge materiales flexibles en tus prendas.

Y lo más importante, ¡que tenga unas felices y saludables fiestas!

¡Descubre cómo puede ayudarte la gama de productos de Vilardell Digest!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *