Vilardell Digest > Blog > Alimentos congelados, ¿aportan los mismos nutrientes que los alimentos frescos?
8 octubre
Alimentos congelados, ¿aportan los mismos nutrientes que los alimentos frescos?

Compartir:

  • Facebook
    Twitter

Consumir siempre productos frescos en nuestra dieta resulta casi imposible y muchas veces no nos terminamos de fiar de los alimentos congelados. Pues bien, ¡que no cunda el pánico! Algunos nutricionistas explican que algunos productos frescos nos aportan muchos menos nutrientes que los alimentos congelados de similares características. Esto se debe a que aumenta su vida útil y asegura su calidad microbiológica, sin alterar sus cualidades.

Los beneficios que nos pueden aportar los alimentos congelados son numerosos frente al de los productos frescos. Por ejemplo, las verduras congeladas tienen la ventaja que ya están limpias, enteras o troceadas y listas para su cocción y sus vitaminas y minerales son incluso superiores a las verduras frescas. Y por esta razón, siempre será mejor consumirlas congeladas en lugar de consumir una bolsa que lleva en la nevera un par de días.

Puede parecer falso, pero los nutricionistas coinciden en afirmar que, si congelamos los alimentos antes de cocinarlos, los micronutrientes permanecen intactos, ya que las pérdidas de nutrientes se deben a la manipulación, el cocinado y el procesado de los alimentos previos a su congelación. Por ello, son mejores los productos ultracongelados que se someten de forma muy rápida a temperaturas muy bajas, conservando su calidad nutricional e impidiendo el crecimiento microbiano y la pérdida de nutrientes.

3 buenas prácticas para la congelación de los alimentos:

–      No congelar un alimento que ya ha sido descongelado.
–      Tener en cuenta la fecha de caducidad, ya que las vitaminas se pierden y las grasas se vuelven rancias. Lo más recomendable es apuntar la fecha de congelación y no sobrepasar los 6 meses.
–      Usar envases apropiados que mantengan el producto aislado. Un envase hermético es indispensable para proteger los alimentos de la oxidación y deshidratación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *