Consejos

El estilo de vida de cada persona es un factor que puede suponer un riesgo o ser generador de bienestar, ya que altera de manera directa el proceso de la digestión, que es la encargada de nutrir a todo nuestro organismo. Es por eso que, los factores que producen problemas digestivos tienen relación no solo con la aparición de patologías digestivas, sino que también con el malestar general del organismo.

En este apartado te proporcionamos algunos consejos para mantener un estilo de vida saludable y reducir, de esta forma, el riesgo de padecer patologías:

Respetar todas las comidas y seguir siempre el mismo horario, programando nuestra dieta y dedicando un tiempo a lo que vamos a comer ayuda notablemente a la salud digestiva.

La proporción de nutrientes que se deben consumir diariamente para mantener una alimentación saludable son: hidratos de carbono o azúcares 50-60%, grasas 30-35% y proteínas 10-15%. Para saber qué alimentos se deben comer para seguir estas proporciones, te recomendamos consultar la pirámide de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria.

Además, te aconsejamos el consumo activo de verduras, vegetales, cereales, frutas y legumbres diariamente para aportar al cuerpo la fibra necesaria.

Después de comer es recomendable realizar una pequeña caminata, ya que ayudaremos a llevar a cabo la digestión, pues mantenemos el cuerpo activo.

Para evitar el estreñimiento, te aconsejamos caminar al menos una hora diaria. La recomendación de caminar como mínimo 10 minutos después de almorzar es válida, pues ayuda a tener una mejor digestión.

Hacer ejercicio es beneficioso al contribuir al relajamiento mental y liberarte del estrés. El estrés excesivo puede agravar los síntomas del estreñimiento y del colon irritable.

Consumo de probióticos, prebióticos y simbióticos para cuidar la flora intestinal, que es el conjunto de bacterias que viven en el intestino y que ayudan a la digestión, absorción y síntesis de muchos nutrientes. Estos organismos vivos los encontramos en el yogur, hortalizas, frutas y en complementos alimenticios.

Te informamos de los factores más importantes que pueden suponer un riesgo para nuestra salud y que se deben evitar:

El estrés físico, mental y emocional.

El uso indebido de antibióticos, ya que puede eliminar la flora intestinal, lo que lleva a la acumulación de bacterias dañinas en el colon.

El consumo de una gran cantidad de alimentos procesados y carbohidratos refinados, que puede provocar indigestión y muchos otros problemas digestivos.

Una dieta baja en fibra. Las fibras son muy importantes en el proceso de digestión, especialmente en el colon. Su carencia puede provocar estreñimiento crónico.

Una dieta baja en alimentos frescos o crudos. Los alimentos frescos o crudos son esenciales para suministrar enzimas alimentarias a nuestro sistema digestivo, la cocción excesiva de los alimentos provocará la destrucción de dichas enzimas.

El consumo de una gran cantidad de comida rápida, que tiene un alto contenido calórico, pero sin valor nutritivo.

Comer demasiado rápido sin masticar adecuadamente, ya que el sistema digestivo tendrá dificultades para digerir partículas grandes y puede causar indigestión.

Consumir las frutas con otros alimentos, ya que necesitan más tiempo para ser digeridas.

El abuso de medicamentos, ya que casi todos ellos causan daño al sistema digestivo.

El consumo de alcohol, que causa dificultad en la digestión.

El consumo excesivo de cafeína, ya que puede causar irritación del revestimiento del estómago.

El sedentarismo.

El tabaquismo y la drogadicción.

La exposición a sustancias tóxicas para el medio ambiente, como el mercurio, los aditivos alimentarios y los productos químicos.